Todo vino por una reunión familiar.

Rowling desveló el por qué del odio de los Dursley hacia Harry en una entrevista en la que ella respondió:
«Durante su último año en Hogwarts, la madre de Harry, Lily, llevó a su novio, James Potter, a conocer a su hermana Petunia y a su prometido, Vernon Dursley. La reunión fue un desastre. «Vernon trató a James de forma condescendiente, preguntándole qué coche llevaba. James describió su escoba», explica Rowling.

Vernon se mostró indignado, creyendo que los magos vivían de ayudas sociales del Gobierno, y James le explicó que tenía una fortuna en oro puro en Gringotts. El muggle creyó que se estaba riendo de él y salió del restaurante, airado, seguido de Petunia. Lily se echó a llorar.

Petunia no aceptó a su hermana como madrina ni dama de honor, y Vernon no dirigió la palabra a James. Cuando se hicieron cargo de Harry, su parecido físico con James acabó por sacar de sus casillas a su tío Vernon, que decidió tratarlo cruelmente».

Rowling desveló el por qué del odio de los Dursley hacia Harry